CADA SÍNTOMA Y CADA ENFERMEDAD

TIENE UN MENSAJE


Por

Dr. Karl-Heinz Rauscher


Traducción de Paula Rowland para Signos Ediciones.








English version


German version





Estimados Damas y Caballeros,


Les doy la bienvenida a la Conferencia: “La enfermedad como una oportunidad”.


Todo en la vida tiene un propósito. Aunque no lo reconozcamos de inmediato. Incluso aquello que no nos gusta es parte de la vida, como todo lo demás. Esto también es cierto para la enfermedad, para el dolor, para todos los síntomas y fenómenos del cuerpo.


El cuerpo es sabio, y en contraste con el bastante limitado intelecto humano, está conectado con un espíritu más amplio. El cuerpo sabe mucho más que el ser humano que vive en él, mucho más que la mente que disecciona, que sólo entiende mediante la división, separando lo uno de lo otro y por lo tanto también divide al ser humano, a quien refleja en cuerpo, alma y espíritu. Además, el intelecto humano limita su percepción a los cinco sentidos. Mientras que el cuerpo naturalmente utiliza la percepción del alma y el espíritu, es decir, la intuición.


El cuerpo posee una sabiduría intuitiva que quisiera regalarnos placenteramente porque es nuestro amigo, porque nos pertenece. Pero hemos olvidado como entender su lenguaje. Además, sus fenómenos nos molestan, porque ellos algunas veces lastiman, nos detienen donde nosotros queremos avanzar precipitadamente y parecen frustrar el plan de nuestra vida.

Queremos que los fenómenos negativos del cuerpo permanezcan en silencio, tomamos analgésicos y antibióticos, aunque nuestro cuerpo solo quiere advertirnos, detenernos: “No continúes así, piensa dos veces, gira, vas en la dirección incorrecta, o permaneces demasiado en la rigidez de la indecisión. ¡Decide ahora!”.


El cuerpo nos habla. Sus mensajes son importantes, algunas veces vitales. La buena noticia es: podemos aprender a entender su lenguaje. La mejor herramienta, que hoy está disponible para esto, es el trabajo sistémico de constelaciones. Porque este método le otorga una voz al cuerpo, a los síntomas del cuerpo, al órgano e incluso a la enfermedad.

Es sumamente interesante escuchar a tu corazón, tus pulmones, un riñón, al estómago, la rodilla, o a un dolor, un sarpullido, un ánimo triste, o entender el mensaje de un tumor o de una inflamación.


¿Pero cómo opera el trabajo sistémico de constelaciones? Ahora se los explicaré brevemente:

Las partes de un sistema, por ejemplo el sistema del cuerpo, son ubicadas espacialmente según el cliente. Luego estas posiciones son completadas con representantes, por ejemplo con los integrantes de un grupo de terapia. En la terapia individual me encargo de esta tarea y me ubico a mí mismo dentro de las distintas posiciones, una tras otra, para reunir información.

Porque en cuanto uno se para en una posición sistémica como representante, comienza a percibir y sentir el estado de la persona por quien uno está de pie. Como un receptor de radio, uno recibe información que está en el aire. Este fenómeno es denominado “percepción representativa”. Es el núcleo efectivo de cualquier constelación porque provee informaciones que explican el sistema con sus interconexiones.

El trabajo sistémico de constelaciones fue desarrollado para el sistema familiar por Bert Hellinger décadas atrás. Más tarde el método fue expandido por otros, incluyéndome, a síntomas del cuerpo, órganos y enfermedades.


¿Pero cómo siente un órgano? ¿Cómo siente un síntoma y cómo siente una enfermedad? Las informaciones que se muestran, enriquecen y sorprenden a la vez. Normalmente están al servicio de la sanación de la persona en su conjunto. Nunca es solo el cuerpo, que está enfermo, nunca es solo el alma o el espíritu. La persona está enferma en su conjunto y entonces puede solo sanar como un todo.


Algunas enfermedades son sanadas por sí mismas, por ejemplo un resfrío. Aunque un resfrío no debería durar demasiado, si entiendes por qué ha ocurrido.

Porque cada enfermedad trae algo que le quitaste al todo. El idioma alemán es profundo en este punto. Si alguien está enfermo, le preguntamos en alemán: ¿Qué pierdes?

¿Y qué podría ser lo perdido?

En el sentido más amplio esto es un insight.


Básicamente existen tres categorías de mensajes e insights provistos por enfermedades y síntomas:


1.Primero, el mensaje objetivo. Estas son introspecciones y consejos que necesitas desesperadamente en el presente de tu vida.

2.Segundo, hay mensajes que indican que tu alma puede estar incompleta, que eventualmente pudiste haber dejado atrás una parte suya en el pasado, por ejemplo en una situación traumática en la infancia o incluso en una encarnación anterior.

3.Tercero se ubican los mensajes que te dicen que tu clan no está completo, que estás pasando por alto a cierta persona en la conciencia de tu sistema familiar.


Punto 1:

Comencemos con el mensaje objetivo. Si desarrollas un síntoma con un mensaje objetivo, obviamente deberías comprender algo en tu situación de vida actual, por lo tanto puedes mejorar las decisiones. O en términos más simples, deberías hacer algo diferente que en el pasado. Quizás has excluido u olvidado un tópico central de tu vida.

Una nariz que gotea dice por ejemplo: “Cuidado hombre, no ves que estás demasiado lleno, pero en un sentido figurado. Intuitivamente, uno inmediatamente entiende cuál es el asunto. Supimos durante un largo tiempo de qué habíamos tenido suficiente, pero no quisimos saber debido a que escapábamos de las consecuencias. Puede que tuvieras demasiado de una situación estresante en el trabajo, quizás hubiera sido mejor irse. O si se trata de un problema en tu pareja, puede que finalmente deberías hablar con tu compañera al respecto. En este caso podrías comenzar la conversación con un: Tengo demasiado de…..

La secreción nasal se quitará bastante rápido.


Otro ejemplo es toser. En Alemania si estamos enojados con alguien, decimos: “Dem huste ich etwas.”, que literalmente significa: “Toso algo a alguien”. En inglés dirías: “Alguien puede irse”. Pero quién?

Alguien podría esperar un determinado comportamiento tuyo. Podrías no entender enseguida que realmente no quieres eso o que no tienes el coraje de dejarlo en claro. En este punto, el cuerpo de inmediato desarrolla un reflejo de tos o una bronquitis crónica. El conflicto interior, quiero o no quiero esto, o debería decir algo o no, brama en tus pulmones como una bronquitis. Durante una irregular tos sin aliento, combinada con la entonación del toser, está claro que deberías elevar tu voz. Sólo deberías mover tus labios y decir cuál es el asunto en verdad y la tos se desvanecería bastante rápido.


En otras inflamaciones también podría existir un conflicto que no es dirimido en un nivel mental y entonces se desplaza al cuerpo. O más precisamente, el cuerpo como nuestro amigo, cuida y señala con sus síntomas: tos, cistitis o fiebre, que existe un conflicto que debemos atender de inmediato.


Existen muchos más ejemplos, en los cuales el simbolismo del síntoma también muestra el camino. El simbolismo de los síntomas está bien investigado. Durante décadas, la medicina psicosomática (psyche= alma, soma= cuerpo) se ocupó del poder simbólico de los síntomas físicos. Esto no requiere trabajo de constelaciones.

Pero con muchos otros síntomas físicos no entiendes lo que ocurre, incluso mediante el conocimiento del simbolismo del cuerpo. Aquí el trabajo sistémico de constelaciones ayuda. En tales casos ubico una nueva posición en la constelación, denominada  “mensaje potencial del síntoma”. Si realmente existe tal mensaje, se muestra inmediatamente. Algunas veces un cliente comprende, ya en una constelación, lo que significa el mensaje y otras veces demanda unos días. Pero si se detecta el mensaje y también existe la voluntad de retirar las consecuencias, el síntoma se debilita o desaparece completamente. El órgano afectado mejora y el cliente también.


El mensaje objetivo que se muestra en las constelaciones con síntomas puede ser bastante diferente:


Aquí hay algunos ejemplos. En todos los ejemplos, los nombres fueron cambiados.

Christine padece de dolor abdominal. Ella está sufriendo pero no quiere tratarse. Sin embargo, pasado un tiempo, acepta los exámenes médicos. Como los resultados no muestran hallazgos patológicos pero el dolor abdominal regresa, ella pide una constelación con síntomas. La constelación muestra que el dolor abdominal contiene un mensaje. El mensaje se arquea frente a Christine como un sirviente. Cuando Christine lo ve, comprende que es una cuestión de tiempo buscar ayuda. Ella además recuerda el problema y que para resolverlo bien podría necesitar ayuda. El asunto es una decisión sobre la carrera, que por lejos no pudo tomar pese a su esfuerzo. Cuando Christine decide definitivamente pedir consejo para su problema, el dolor abdominal se retira. Ya durante la constelación Christine siente un alivio.

Ella había esperado demasiado para dar el próximo paso en su carrera. Su cuerpo tuvo que mostrarle que no podía seguir así.


Simon reiteradamente se lastima su tobillo derecho. Una vez se lo estresó cayendo por una escalera; otra vez lo golpearon jugando al fútbol. Al comienzo de la constelación el síntoma de “riesgo de accidente” quería golpear el tobillo derecho de Simon una y otra vez, reflejando de este modo la actual situación de las semanas recientes. Ubiqué un mensaje potencial del “riesgo de accidente”. Pero esta posición no apareció como un mensaje abstracto sino, en cambio como una persona, en realidad como una mujer que esperaba a Simon.

Pero al principio Simon no pudo hacer nada con este mensaje. Él era soltero y se encontraba bien en este estado. La cuestión permanecía indefinida.

Dos semanas después él se rompió su tobillo derecho jugando bádminton en el césped. Hubo que practicar una cirugía. Debido a que la fractura no se curó adecuadamente y se inflamó repetidamente, volvió por otra constelación sistémica. Justo al comienzo, me informó que una mujer había venido a su mente últimamente; ella le había escrito un amoroso e-mail dos meses atrás pero él no le había respondido esa vez.

En la constelación nuevamente posicionamos el síntoma de Simon que al parecer ahora se había vuelto una inflamación de su tobillo operado. Posicioné el mensaje del síntoma de espaldas a Simon. Cerca del mensaje ubiqué a la mujer que le había escrito el e-mail.

Inmediatamente resultó claro que el mensaje se refería a esa mujer. Cuando Simon decidió contactarla, el síntoma de inflamación se debilitó. Simon y esta mujer comenzaron una relación en la vida real. Como resultado, la fractura se curó sin problema.

¡Sorprendente! Un síntoma corporal como inicio de una relación.


Otro ejemplo:

Anna está constantemente cansada y extenuada. En la constelación con el síntoma, el mensaje potencial de la fatiga muestra una reacción sorprendente. Se aleja ofendido como alguien que no fue visto por un largo tiempo. Al principio Anna no sabía lo que eso significaba. Solo después de que el mensaje del síntoma tomara la forma de un niño, Anna refiere que ha tenido el deseo de tener niños por años pero que lo suprimió últimamente porque su compañero simplemente no quería tener hijos.

Cuando ubicamos la posición “el deseo de Anna por los hijos” en la constelación, esta posición y el mensaje del síntoma se acercan considerablemente. Cuando Anna comprende cuan importante es aún este deseo de tener hijos, de repente es ampliamente conciente. Entendió que era hora de abrir sus ojos y clarificar algo, principalmente en su relación.

¡¿Un síntoma del cuerpo como un llamado del no nacido a la vida?!


Punto 2:

Ahora continuamos con los mensajes que indican que uno ha dejado atrás una fracción de la propia alma, por ejemplo en un trauma. Algo como esto usualmente se manifiesta en síntomas tales como la ansiedad, la tristeza y la agresión, o incluso en el dolor físico. Usualmente refiere un trauma en la infancia.


El trauma es una situación en la cual uno corre riesgo existencial y en la cual la vida se ve amenazada. En estas situaciones se desencadena una reacción automática de protección. Uno se obtura mental y físicamente en segundos para no experimentar el dolor inflingido.

Personas que han sido atacadas por un león, manifiestan que realmente notaron que el león les saltó encima pero que no pueden recordar el enfrentamiento, la mordida o el daño. En una situación tal puede ser que una parte del alma no sea conciente del rescate y permanezca en trauma.

Cuando uno experimenta una situación posterior que evoca una amenaza, incluso remota, puede ocurrir la reactivación emocional del trauma previo. El niño que uno era en ese momento, irrumpe de algún lugar interior y el adulto comienza a sentirse como si fuera un niño pequeño ante una situación muy peligrosa.

Al comienzo este sentimiento no se comprende, debido a que no existe un desencadenante coincidente en la vida actual. Pero en una constelación con el síntoma de la ansiedad es posible ubicar un trauma potencial en tu propia biografía. Si realmente existe un trauma de este tipo se muestra con claridad. Por eso de que la memoria algunas veces vuelve. Porque a menudo un trauma amenazante ha sido olvidado o reprimido. Una constelación puede ayudar a levantar el velo del olvido. Entonces en la terapia de trauma uno puede liberar esa parte abandonada del alma de la antigua situación de una manera terapéutica y protegida e integrarla. Llevas a tu pequeño niño a tu pecho y lo dejas hundirse en tu persona adulta actual.


Depresión o dolor abdominal crónico, por ejemplo, pueden indicar abuso sexual en la infancia. Los miedos al abandono rememoran un trauma de abandono, por ejemplo una prolongada hospitalización siendo un bebé o una estadía en un hogar de niños. Los miedos generalizados pueden ser indicativos, por ejemplo, de un trauma por un accidente en el que la vida se vio amenazada.


Un trauma de una vida previa puede, algunas veces, también jugar un rol. Ocurre más a menudo de lo que piensan. En estos casos, el trauma está usualmente vinculado con una muerte traumática que puso fin a una vida anterior. Aparentemente, es posible que una parte del alma pueda permanecer en una vida previa también.

Ahora, si ustedes experimentan una situación en la vida actual, la cual rememora levemente la anterior situación, allí también puede ocurrir una reactivación emocional del trauma. Eso significa que comienzan a sentir, como si aún permanecieran en la anterior situación, la cual, por su puesto, a menudo dispara sentimientos dramáticos. Pero nadie lo entiende. A menos que pienses en un trauma en una vida pasada e incluyas esa posibilidad en tu consideración.


Aquí unos pocos ejemplos:


Un científico realiza un descubrimiento que publica en una revista científica. Cuando se lo invita a presentar su hallazgo en una conferencia universitaria frente a cientos de personas entra, de antemano, en un estado de ansiedad. Está a punto de cancelar su participación en el evento, aunque sería una importante meta en su carrera.

En la constelación con el síntoma se tornó evidente que el estado de ansiedad estaba vinculado con un trauma. El mensaje potencial del síntoma señalando lejos atrás en el tiempo evidenció una profunda conexión con una vida pasada. Mientras la constelación avanzaba, se desarrolló la siguiente imagen: el hombre ya entonces había trabajado como científico y había publicado un nuevo descubrimiento pero había sido quemado por eso como un hereje en la hoguera.

No fue sencillo pero paso a paso él pudo integrar la parte de su alma, la cual había permanecido atada a la antigua situación de trauma. En el proceso de desanudar, el hombre, que estaba en una vida pasada, entendió que el horror había pasado y que ahora una nueva era había amanecido y en ella uno puede publicar hallazgos científicos sin daño a la vida y al individuo.

El estado de ansiedad no regresó luego de eso. El evento se convirtió en un celebrado éxito.


Siguiente ejemplo:

George se enamora. Al comienzo la relación es difícil. Una y otra vez hay separaciones y reconciliaciones. En las fases de separación George entra en una pena profunda, la cual no entiende pero es conciente de que es exagerada. Sin embargo, de algún modo, no tiene oportunidad de luchar contra esta tristeza.

En la consulta sistémica sale a la luz que él aún estaba conectado con su novia de una vida previa y que la novia de entonces había sido asesinada durante un asalto a una edad temprana. En ese momento George no había podido lidiar con ese golpe del destino. Una parte de su alma había quedado detenida en esa pérdida traumática.

En la vida actual, él inconcientemente sentía la pena profunda del pasado en cualquier situación que sugiriera levemente una separación de su novia. Esto le provocaba un apego hacia ella, quien intuitivamente se sentía sobrecargada y se alejaba más y más de él.

Durante la constelación George logró devolver la pena excesiva a la vida anterior con un acto simbólico. Al mismo tiempo integró la parte de su alma que había permanecido en la antigua situación de pérdida y comprendió que no era necesario preocuparse por la relación con su novia porque era un gran amor para siempre, que atravesaba las encarnaciones.

De esta forma George ganó confianza y la relación tuvo una nueva oportunidad.


Sanar un trauma es siempre sobre la totalidad y la conclusión. Con ese propósito, traes la parte abandonada del alma desde la infancia de una vida pasada al presente y la integras en tu personalidad. El síntoma que indica el vacío en el alma se debilita o se desvanece completamente.


Punto 3:

Ahora observamos la tercer categoría, los mensajes que te dicen que tu clan está incompleto, que estás dejando de lado a cierta persona en la conciencia de tu clan. Esta persona puede estar lejos tuyo en el espacio y en el tiempo pero en tu corazón, ella o él. aún está cerca.

Dos sistemas de clanes juegan un rol:

1.El clan de tu familia de origen: hermanos y hermanas, padres, abuelos, bisabuelos, etc.

2.El clan de tu corazón. Estas son personas a quienes conociste no hasta que fuiste joven o adulto pero te pertenecen como si fueran íntimas. Esto se refiere en particular a relaciones amorosas.


Primero al clan de la familia de origen:


Mediante las constelaciones familiares se descubrió que algunas enfermedades son expresión de transferencia transgeneracional de destino en el sistema familiar.

Cuando lo escuchas por primera vez, no quieres creerlo al principio. ¿Por qué debería un hijo o un nieto enfermarse solo porque alguien de la generación del padre o del abuelo ha muerto tempranamente, ha sido asesinado en un accidente o en una guerra?

En tanto, sin embargo, el mecanismo de transferencia transgeneracional de destino fue verificado mediante muchos miles de casos, pero para que ocurra existen condiciones previas:


El riesgo de transferencia de destino es especialmente elevado, si un anterior miembro de la familia, por ejemplo una tía, un tío, un abuelo o una abuela, fue excluido u olvidado debido a su muerte temprana o a otro golpe del destino.

El sistema familiar aparentemente no tolera eso porque se vuelve incompleto, debido a la exclusión de un miembro. Hay una fuerza en el sistema que trata de recuperar la totalidad del sistema, permitiendo que el destino del olvidado reaparezca en una generación posterior, para recordar al excluido. Si lo desconocen, este intento del sistema es infructuoso y solo conduce al hecho de que un destino difícil es repetido de generación en generación.

La solución es que uno le brinde al olvidado un lugar en su corazón. Entonces uno puede devolver la carga a los ancestros. La enfermedad se vuelve más débil o, en el caso ideal, se retira por completo.


Algunos ejemplos:


Ejemplo: Depresión

Benno desarrolla un trastorno depresivo a la edad de 20 años. Él corre riesgo de suicidarse. El síntoma en la constelación muestra que la depresión tiene su origen en el sistema familiar. Cuando se le pregunta a la madre, afirma que uno de los tíos de Benno, hermano de su padre, se suicidó a los 22 años. Benno nunca supo sobre ese tío. Tiempo atrás, la familia no lo había llorado realmente y trató de olvidar el asunto. Sin embargo, no estaba permitido hablar sobre este tío. La cuestión se había vuelto un secreto de familia.

En la constelación familiar, la conexión energética del secreto entre Benno y su tío se puso de manifiesto. Él logró integrar al tío en la imagen interna de su clan diciéndole: “Querido tío Thomas, no sabía sobre ti. Pero ahora sé. Perteneces a la familia, como yo y todos los demás. Ahora te doy un buen lugar en mi corazón como mi tío. Pero desde ahora en adelante, te dejo tu destino completamente a ti, con respecto y amor”.

Es importante que el amor pueda permanecer durante el proceso de retornar la carga al otro porque el vínculo profundo con aquellos de nuestro propio linaje es cercano y querido para nosotros, sin importar lo que pensemos superficialmente sobre esto.


No solo los graves desórdenes depresivos que amenazan la vida, sino los más sencillos ánimos depresivos, los desórdenes adictivos e incluso las enfermedades somáticas, pueden tener un trasfondo sistémico-familiar.


Un ejemplo: adicción al alcohol

Wolfgang, de cuarenta años, tiene problemas con el alcohol. En la constelación, la posición de la adicción al alcohol parece vinculada a un niño. Al ser consultado, Wolfgang dice que él tiene una hija ilegítima, que ahora tiene 17 años, y a quien nunca ha visto, a pesar de que vive en un barrio cercano. La solución sistémica sugiere que contacte a su hija, sea un padre para ella y que reúna a los dos pequeños hijos que tuvo con su actual esposa, con su hermana mayor.

La adicción de Wolfgang fue, como a menudo, la búsqueda de lo real. Su alma quería el contacto con su hija. En la adicción, sin embargo, uno encuentra solo el sustituto. Los sustitutos tienen la gran desventaja de que destruyen. Cuando en la constelación la hija se acercaba, la posición del alcoholismo mostraba un deseo de retirarse.


Ejemplo: cáncer.

Mary, de 42 años, tiene cáncer de mama. Tras la cirugía, la radiación y la quimioterapia ella parece estar en la senda correcta. Por uno o dos años ella casi se libera del tumor. Para aumentar sus oportunidades de cura permanente, quiere hacer una constelación sistémica. En la constelación, el cáncer de mama se para, en verdad, a unos pocos pasos lejos de Mary, pero obviamente aún espera una oportunidad para volver. La posición de un mensaje potencial del cáncer de mama se vincula con el sistema familiar. Ante la pregunta de si hay una mujer en su sistema familiar que murió joven, Mary responde que su abuela falleció en el nacimiento de su madre.

La solución para Mary fue integrar a la abuela en su clan interior y darle un buen lugar en su corazón. Luego de que Mary logró dar su paso interior, la posición del cáncer de mama se alejó en la constelación y mostró tendencias a la disolución. Como resultado, Mary se sintió libre del temor de recaída. Previamente, ella intuitivamente sentía aún la cercanía de la enfermedad.


Ahora continuamos con el “Clan de tu corazón”. Aquellas personas que no conoces hasta que eres un adolescente o un adulto, pero que te pertenecen casi íntimamente. El clan de tu corazón existe durante varias encarnaciones. Con estas personas uno está conectado mediante un lazo que abarca las encarnaciones. En el encuentro se reconocen mutuamente, sienten la conexión en el corazón y son felices.

Existen solo pocas personas que pertenecen al clan del corazón. Algunos a veces se encuentran con solo una persona del clan del corazón, algunas veces con dos o tres. La característica típica es el amor profundo, que existía ya en una vida pasada, y que es reconocido nuevamente en esta vida. Ambos sienten que se conocieron por siglos. Sería natural y saludable revivir un vínculo de esta dimensión para continuar y completar el arco del amor.

Pero si uno rechaza una relación de esta dimensión, el cuerpo da cuenta con sus síntomas. A menudo es el corazón el que responde, duele o tiene un ritmo irregular. O surge un humor depresivo que permanece a pesar de todos los esfuerzos de tratamiento.

En esta instancia quiero comentarles sobre un nuevo fenómeno que surgió apenas recientemente en mi trabajo y que me sorprendió después de todos estos años. Tuve varios casos en los que un síntoma se vinculaba con una persona del “clan del corazón”, a quien el cliente no veía desde hacía tiempo pero a quien encontraría en el futuro. El síntoma obviamente preparaba al cliente para el hecho de que pronto encontraría a una persona importante. Y el síntoma no se iría hasta que esta persona apareciera y el cliente aceptara la profunda conexión desde el corazón con todas las consecuencias.


Ejemplo:

Sabine sufre de languidez. Tiene el sentimiento de caminar por la vida bajo una muy pesada carga. Esta condición ha durado mucho tiempo. Todo lo que ella ha intentado en el tiempo no ha servido.

En la constelación con el síntoma, la carga, la cual tironea a Sabine hacia abajo, se muestra claramente. El mensaje del síntoma aparentemente se mantiene de pie en su posición por un largo rato, está aburrido y solo señala en una nueva dirección, en la cual justo ahora nadie está de pie. Cuando ubicamos a quien está faltando, algo comienza a cambiar en Sabine. Ella sospecha quien podría ser ese hombre. Cuidadosamente ella va hacia él, paso a paso. Haciéndolo de este modo, la carga cae, poco a poco. Cuanto más ella se acerca a él, más se endereza a su tamaño completo.

Se torna evidente que ambos se aman y que se pertenecen mutuamente. Además, durante la constelación Sabine se encuentra en sus brazos (esto significa: la representante de Sabine termina en los brazos del representante del hombre).

En la vida real demandó varias semanas antes de que los dos se encontraran. Una vida nueva por completo comenzó para Sabine. Este hombre pertenecía al clan de su corazón (Herzensklan).


Otro ejemplo:

A Paul le duele el corazón, es angina de pecho. El mensaje del dolor del corazón señala a una mujer de pequeña estatura. Paul inmediatamente sabe a quien representa. Algún tiempo atrás él se había decidido contra la relación sobre una base racional. Cuando quedó claro que ellos ya estaban conectados en una vida pasada, que esta mujer pertenecía al clan de su corazón y que entonces era bastante natural y perfectamente correcto abrirle su corazón, él finalmente pudo contactarla. El dolor de corazón quedó en el pasado.


Otro hombre, quien experimentó algo similar, una vez me dijo: “Pero si realmente acepto esta nueva relación, tengo que abandonar mi vida anterior”. “Sí, podría ser, pero usted también necesitaría terminarla al morir de un ataque al corazón”. Esto lo pudo entender.


Este fue un panorama de los mensajes que los síntomas pueden portar. Lo mismo ocurre con las enfermedades porque también se las puede posicionar en las constelaciones y decodificar sus mensajes del mismo modo.

Algunas veces también ubico un órgano enfermo: el corazón, el pulmón, un riñón, una rodilla o cadera. Es realmente interesante lo que los órganos tienen para decir. Aprendemos de primera mano, cómo les está yendo, y estamos más dispuestos a hacer algo por ellos, alejarlos de cosas nocivas y ante todo escuchar sus mensajes.


    El cuerpo es nuestro amigo. Es más sabio que nosotros. No conoce separación del alma o del espíritu. Está profundamente conectado con todo y además posee una gran sabiduría. Aprendan a escuchar su voz. Vale la pena.


REDRO

DR. MED. KARL-HEINZ RAUSCHER

Wir gehören alle zusammen

CONFERENCIA:

LA ENFERMEDAD COMO UNA OPORTUNIDAD